DEFINICIÓN

Como aspectos claves en la definición de la psicomotricidad vivenciada podemos destacar:

  • Un proceso de ayuda que acompaña, no dirige: acompañar para dar seguridad, para apoyar, confiando en las potencialidades de cada niño/a y contemplándolo como el protagonista de su aprendizaje.
  • Ayuda al niño/a respetando su propio itinerario madurativo: desde la expresividad motriz a la descentración (pasar del placer de hacer al placer de pensar).
  • Son atendidos aspectos que forman parte de la globalidad de la persona.

Lola García Olalla (1995) nos aporta la siguiente DEFINICIÓN:

"La práctica psicomotriz debe ser entendida como un proceso de ayuda que acompaña al niño/a en el propio itinerario madurativo, que va desde la expresividad motriz y movimiento hasta el acceso a la capacidad de descentración. En este proceso son atendidos aspectos primordiales que forman parte de la globalidad en la que se ecuentran inmersos los niños/as en esta etapa, tales como la afectividad, la motricidad y el conocimiento, aspectos que irán evolucionando desde la globalidad a la diferenciación, desde la dependencia a la autonomía y desde la impulsividad a la reflexión."

ORÍGENES

La educación psicomotriz une lo mental y lo corporal. En la psicomotricidad, el niño es una totalidad, un ser global. El niño es lo intelectual, lo afectivo y lo corporal. Las aportaciones de esta disciplina vienen de diferentes fuentes:

  • Desde la pedagogía: Piaget aporta el modo que tiene de conocer el niño y las diferentes etapas que se dan en su aprendizaje. El niño en la primera etapa, la sensomotora o seriomotriz, aprende por los sentidos, por lo motor. Para que el niño aprenda tiene que moverse, tocar, romper... por lo que el juego es fundamental.
  • Desde la psicobiología: Wallom incide en la gran importancia de las relaciones del individuo con el medio. El niño antes de comunicarse con la palabra lo hace con el gesto. También aporta la importancia de la función tónica y de la relación de ésta con la vida afectiva y de relación.
  • Desde el psicoanálisis: Freud explica que primero tiene que existir un "Yo corporal" para llegar a ser un "Yo identidad" de la persona. Es importante que el niño vaya superando diferentes etapas y dependiendo de la superación de cada una se desarrollará o no un ser íntegro.
  • Desde la psiquiatría y la neuropsiquiatría: Ajuriaguerra, resalta que la función tónica es la base del movimiento y de la relación con el otro. Contempla el movimiento no sólo como una actividad motora sino que se relaciona con la estructura de la personalidad, de los sentidos y muscular. Es decir, que la acción está impregnada del modo en que sentimos y de cómo perciben los sentidos.
  • Desde la psicocinética: Le Boulch defiende un método pedagógico que da gran importancia a las experiencias vividas (pedagogía activa); el niño es contemplado como un agente activo en el aprendizaje.

La psicomotricidad relacional o vivenciada, desarrollada por Bernard Aucouturier se apoya en todas estas disciplinas y crea una metodología que busca favorecer la comunicación, el conocimiento y la creación, partiendo de la expresividad psicomotriz y de las propuestas libres del niño en la sala.

© 2013 medrando xuntos